En los 90, la fábrica cerró, por la crisis que produjo el menemismo. En 2014, Cristina la volvió a inaugurar. Ahora, Macri la vuelve a cerrar. El Neoliberalismo destruye otra vez, la industria nacional...

La empresa SIAM, del Grupo Newsan, produjo ayer 20 nuevos despidos en la fábrica de Avellaneda. Los empleados asistieron por la mañana para realizar las tareas cotidianas, pero se encontraron con los telegramas.

“Yo trabajo desde hace cuatro años, nos despidieron sin causa. El telegrama tiene fecha del viernes. De un grupo de 80 trabajadores ahora quedaron 60, cuando en 2015 éramos 500 operarios que trabajábamos en Siam”, contó Alejandra, en una charla con La Mañana, que conduce Víctor Hugo Morales y se emite por AM750.

“Llegamos a las 5.30 para trabajar y nos encontramos con los telegramas. Nosotros somos empleados efectivos del Grupo Newsan y venimos denunciando los problemas en la planta. A principios de agosto, cerró el turno tarde y dejaron a 60 contratados en la calle. Luego otros 85 compañeros aceptaron retiros voluntarios, que son despidos encubiertos. Además, hay chicos que trabajan acá que fueron operados con hernia de disco o tienen tendinitis en las manos por el ritmo de trabajo. No queremos una indemnización que nos cubra un par de meses. Queremos trabajar”, completó Alejandra.

Más allá de las situaciones puntuales dentro de cada empresa, el contexto económico de la industria nacional genera las condiciones para el achicamiento generalizado. Según los datos de ADIMRA, que agrupa a las empresas metalúrgicas, en septiembre el sector registró una caída del 6,6 por ciento en la comparación anual, mientras que la utilización de la capacidad instalada se ubicó en apenas el 53,1 por ciento. El nivel de empleo cayó un 3,8 por ciento en septiembre y en nueve meses acumula una merma del 0,7 por ciento frente a 2017. En el tercer trimestre, casi el 40 por ciento de las empresas metalúrgicas redujo su plantilla de personal, “mostrando un importante deterioro en el nivel de empleo”, dice el informe.

La encuesta de ADIMRA tiene más datos laborales. En septiembre, casi la mitad de los empresarios metalúrgicos redujeron horas extras, lo cual equivale a una caída del salario de parte de los trabajadores y el 20 por ciento directamente achicó la jornada laboral. Además, una de cada diez empresas pidió el plan Repro, de apoyo estatal, o presentó el procedimiento preventivo de crisis, y similar porcentaje aplicó suspensión de personal.

Otra empresa metalúrgica que fue noticia días atrás fue Gherardi, de maquinaria agrícola, ubicada en Casilda, Santa Fe, que lanzó un plan de suspensiones que afecta a 200 operarios. El titular de la seccional casildense de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Mauro Duk, dijo que “es un momento crítico el que padece la industria metalúrgica en nuestra zona. Si la situación del sector no mejora, las perspectivas son preocupantes”.

 

Miércoles, 30 de Abril de 2014.

Cristina encabezó el acto de inauguración de la planta SIAM en Avellaneda.

La fábrica, que había cerrado en los 90, cuenta con una nueva planta, que demandó una inversión superior a los 280 millones de pesos.